Saltar al contenido

Agua de jengibre: bebida milagrosa para perder peso

Gozar de buena salud y lucir una figura más delgada es el sueño de muchas personas que tienen algunos kilos de más.

Sin embargo, el consumo de una bebida (sea cual sea) no es suficiente para lograr este objetivo de una forma adecuada. Y su ingesta como sustituto de comidas es realmente peligroso, ya que puede ocasionar descompensaciones en el organismo a varios niveles.

Para perder peso de una manera segura y saludable, lo más recomendable es acudir al médico, seguir sus indicaciones y mejorar los hábitos de vida. No confiar en comestibles o en cualquier cosa que ofrezca soluciones mágicas e inmediatas, sin una base científica.

El jengibre tiene un sabor muy característico y, además, consigue que las preparaciones tengan un aroma muy agradable.

Algunos beneficios son:

  • Puede ayudar aliviar el abdomen inflamado y el dolor de cabeza.
  • En ciertos casos, puede ayudar a combatir las náuseasy algunas molestias estomacales leves, de forma puntual.
  • Puede ayudar a regular los niveles de glucosa en la sangre.
  • También puede ayudar los niveles de colesterolen la sangre.
  • Ayuda a evitar la retención de líquidos

Sin embargo, es recomendable consultar con el médico antes de comenzar a utilizarla.

Su consumo puede ayudar a complementar una dieta equilibrada e hidratar el organismo.

Ingredientes:

  • Zumo de 2 limones.
  • 6 tazas de agua
  • 5 cucharadas de jengibre rallado

Preparación:

  1. Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade el jengibre.
  2. Deja que se realice la decocción durante 1 o 2 minutos y retira del fuego.
  3. Deja reposar 10 minutos.
  4. A continuación, cuela el contenido, añade el zumo de limón y bebe con moderación.

Ojo con las contraindicaciones del agua de jengibre

Por ejemplo, no se debe consumir jengibre en caso de: hipertensión, trastornos de coagulación, embarazo, lactancia, entre otros.

Si tienes curiosidad y quieres probar e introducir en tu dieta el agua de jengibre, consulta primero con tu médico, para evitar reacciones adversas e interacciones, tanto con fármacos que puedas estar tomando como con otros alimentos.